Peña Cabrera, Navandrinal (Ávila) – mayo 2015

Doce meses de rutas con Wikiloc

Distancia: 7,86 km | Desnivel acumulado: 1.390 m | Tiempo: 4 h 36 min

Peña Cabrera, desde Navandrinal
Peña Cabrera, subiendo desde Navandrinal

Mayo 2015. Quizás sea ésta mi ruta favorita de las realizadas hasta hoy. Casi han transcurrido doce meses después de nuestra subida por primera vez a Peña Cabrera y sigo recordando ese día como uno de los días que mejores sensaciones me ha dejado la práctica del senderismo, tal y como yo la entiendo.

Peña Cabrera (1.997 m) se encuentra en la Sierra de la Paramera y es una de las cimas que, junto al Risco del Sol (2.113 m), al Pico Zapatero (2.158 m) y al Risco Redondo (2.054 m), forman el perfil montañoso que veo todos los días al salir de casa. Sin olvidar, claro está, a La Serrota (2.292 m) que tendrá su cita en este blog cuando consiga coronarla, claro.

Siguiendo el blog de LosK2delasKumbres consulté muchas veces la ruta circular que hicieron cuando estuvieron por estas sierras. ¡Cuántas veces he visto sus vídeos y sus consejos! Realmente son un referente para todos aquéllos que nos conformamos con subir dosmiles.

En esta ocasión, tuvimos la fortuna de contar con un guía excepcional, Ángel Martín , y que acompañados de nuestras respectivas familias formamos un grupito que hizo muy agradable el pasar unas horas juntos. Hacía tiempo que no nos veíamos. Con esta compañía subir los dosmil metros de esta cumbre se transformó en una bonita experiencia.

Iniciamos la ruta desde Navandrinal (track de la ruta) dejando los coches en una explanada a los pies de la falda de la sierra. Comenzamos la aproximación por unas callejas inundadas de agua, proveniente de los arroyos próximos con parte de su curso desviado para regar los huertos.

De pronto, al salir de la zona arbolada y de piornales, nos encontramos con un enorme espolón de granito (ver fotografía de arriba) que nos dejó muy impactados. Y es cuando comienzas a dudar de si serás capaz de subir hasta su cima. Mi hijo y yo nos mirábamos sin decirnos nada, pero pensábamos lo mismo. Nos provocaba vértigo.

Para Ángel y su familia, más experimentados que nosotros, aquello era como un día cualquiera de paseo por el campo. Eso nos tranquilizaba y nos animaba para seguir ascendiendo mientras disfrutábamos de las vistas, pero sin dejar de pensar en lo que teníamos delante.

Los expertos, en todo momento, te vigilan con el rabillo del ojo y, aunque tú no lo notas, saben cuándo hacer una parada con la excusa de explicarte algo. Te están transmitiendo normalidad y también te están proporcionado un descanso para coger aire.

Hasta que no llegas al Portacho del Cuchillo no dejas de ascender por una ladera con una pendiente bastante pronunciada, como se ve en las fotografías que íbamos tomando en las paradas. Ahí es cuando aprecias la gran ayuda que supone llevar un bastón. Sólo al coronar el puerto, y caminar un poco sobre terreno horizontal, es cuando te recuperas del susto que ha supuesto caminar en este desnivel. La euforia te anima a subir hasta la cumbre. ¿Por qué no intentarlo?

Después de hacernos unas cuantas fotos junto al vértice geodésico que marcan los 1.997, y tomar un pequeño refrigerio, decidimos bajar hasta la Aguja del Cuchillo (o El Centinela) para apreciar in situ la verdadera dimensión de esta pared vertical, frecuentada por expertos alpinistas.

Hay que prestar atención durante el descenso y no perder de vista los hitos que marcan el mejor camino para llegar sin contratiempos hasta los coches. Es en casa, repasando tranquilamente las fotografías, donde te das cuenta de lo que has realizado.

Todos tenemos muchas ganas de repetir aquella jornada. Esperaremos a que se quiten completamente las nieves para volver a visitar esa mole de piedra que todos los días, al salir de casa, parece que me invita a recorrer su pétreo crespón.

*Próximo post: Las Lagunillas, Navalperal de Tormes

 

 

 

Publicado por lasdiezymedia

Escribo cosas que pasan en lasdiezymedia.com y mi cuenta de twitter es @lasdiezymedia https://twitter.com/lasdiezymedia?lang=es

Participa en la conversación

1 comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  1. ¿Fue David contigo? Qué maravilla.
    Siempre me divierte leer tus historias. Nota final: MOLA.

Terranostrum.es Ocio, turismo y gastronomía en Castilla y León.

#SenderismoFácil y contador de "cosas que pasan cuando pasan cosas"

Enrique Dans

#SenderismoFácil y contador de "cosas que pasan cuando pasan cosas"

Restaurante Salmantice

Especialidad en carnes de Avileño-Negro Ibérico