Doce meses de rutas con Wikiloc

Distancia: 4,56 km | Desnivel acumulado: 176 m | Tiempo: 2 h 08 min

Ronchadera, donde en rituales ancestrales se deslizaban las mujeres para favorecer la fecundidad.

Junio 2018 (2). Hemos ido hasta Riofrío para participar de nuevo en las actividades que organiza la Asociación Sierra de Yemas. A las 20:00h del viernes 29 de junio de 2018 nos reunían en la Plaza de España (frente al ayuntamiento) Ana Isabel San Pedro Monte y Santiago Serrano Álvarez, dos de los cuatro fundadores de esta asociación.

Tras una breve explicación sobre la actividad de senderismo que íbamos a realizar comenzamos a recorrer las calles del pueblo, en fiestas en honor a su Patrona Nuestra Señora de la Asunción.

Al cruzar por el puente La Rubia, dirección a las callejas, comenzaron a explicarnos y a relatarnos los nombres de los lugares por donde pasábamos. -Esto se llama la calleja oscura- -Aquello es el peral del amanecer- Y más abajo está el charco de los perros- Este es el huerto del tío….- y así un sinfín de historias que difícilmente puede uno memorizar sin tomar notas (espero que alguien se anime a poner en los Comentarios los nombres correctos).

 

Pero lo que más me llamó la atención, y de ahí el título de esta entrada, fue que todas las historias que nos contaban tenían como elemento común la piedra. Sí. Ese granito tan abundante en esta zona y que ha servido a sus antiguos moradores para dejarnos un libro escrito con caracteres pétreos.

Los puentes sobre ríos y arroyos, las callejas formadas con las paredes de los huertos -hoy invadidos por la frondosa vegetación-, los antiguos molinos hidráulicos que tanto bien hicieron en épocas de escasez -ya en deshuso-, las moles de granito de donde extraían las ruedas de moler utilizadas en los molinos, las tornas que repartían el caudal del agua del río Mayor mientras se deslizaba por el caño, la propia Balsa con su cascada y su fábrica de la luz, … y un sinfín de elementos que ahoran yacen en silencio fueron los testigos de la forma de vida de este pueblecito que descubrió Azorín leyendo al cura del pueblo Jacinto Bejarano.

 

En el término denominado La Najarra volvimos a descubrir escrito con piedra partes destacadas de la historia de este pueblecito situado en un barranco del Valle Amblés. La Ronchadera nos hablaba de ritos ancestrales donde las mujeres se deslizaban sobre una piedra considerada sagrada como ayuda para conseguir la fertilidad. Grabado sobre el granito también conocimos el alquerque de XII, tablero de épocas romanas y que quizás utilizaron pastores de la zona en sus escasos ratos de ocio. O el monumento penitencial del matrimonio Zazo-Saéz que recoge un hecho estremecedor ocurrido en el año de 1753.

 

He recorrido esta zona en varias ocasiones. Tuve la oportunidad subir hasta el antiguo trampón del Río Mayor en mayo de 2016, y observar muy de cerca las chorreras del Arroyo del Guijo en abril de 2015. Pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de escuchar directamente la historia de este pueblo contada por parte de sus habitantes. Muchas gracias Inés, Tere, Javier, Carmen, Mariano, Ana Isabel, Santiago… (perdonad que no recuerde todos vuestros nombres), por tantas explicaciones que me habéis dado y que me han ayudado a escribir este pequeño relato. Espero vuestros comentarios en la sección que hay junto al título de esta entrada.

¡Hasta la próxima wiki-ruta!

Rutas en Wikiloc:

Ruta : Riofrío – Puente La Rubia – Las Callejas  – La Balsa – La Najarra – Piedra Redonda – Riofrío

Imágenes:

Álbum de fotos de la ruta (Santi SerranoJavier Hernández)

Hilo en Twitter: @lasdiezymedia

Mis Rutas

Historia escrita con piedra, Riofrío (Ávila) – junio 2018

Galería

Doce meses de rutas con Wikiloc

Distancia: 7,14 km | Desnivel acumulado: 142 m | Tiempo: 2 h 06 min

Mirando hacia la Paramera desde uno de los puntos más altos de la Sierra de Yemas (1.371 m)

Junio 2018. Acudiendo a la llamada de la Asociación Sierra de Yemas, fuimos hasta Cabañas para realizar la actividad programada para el 23 de junio de 2018. Con el nombre genérico “Paseando por la Sierra de Yemas“, esta asociación recoge en sus estatutos, entre otros, la promoción de rutas de senderismo para dar a conocer al público en general los valores medioambientales de las Sierra de Yemas (de donde toma el nombre).

Pues allí que nos presentamos. Ataviados con nuestro equipo de senderista, nos juntamos en la plaza del pueblo (que por cierto celebran las fiestas en honor a su patrón San Juan) con unas sesenta personas dispuestas a recorrer los casi ocho kilómetros de que constaba la ruta marcada en esta ocasión.

Al salir del pueblo, en lo que los lugareños conocen como La Nava, Elvira Galán nos explicó las actividades que esta asociación estaba realizando. Desde una improvisada atalaya detalló en qué consistiría el paseo. Acierto pleno en cuanto a la hora marcada. El calor del día ya había cedido y el atardecer nos dejaba caminar y disfrutar del entorno. Las lluvias de este año nos han regalado un paisaje frondoso y con olores típicos de la vegetación de esta sierra: tomillos, lavandas, ramos…

Durante el recorrido escuchas con qué pasión los habitantes del pueblo van contando todas las historias que han vivido en esta zona. Te van diciendo todos los nombres que conocen, según su memoria y forma de nombrarlos, claro está. ¡Este es el canto del aparejo! -dice alguien- ¡y aquella la piedra pirulaya! -responde su acompañante.

Y es que los nombres lo transmiten de la misma forma que lo aprendieron y según los usos del lugar. Me costó encontrar, hace tiempo, nombres como “serrayemas” que es como denominan aquí a este lugar. Así que tendré que cotejar palabras como “folontón”, “promanina”, cantoreondo”, “calvecos”… y cien palabras más para ver su topónimo en los mapas más actuales.

He disfrutado mucho de esta ruta. Generalmente suelo ir solo con dos o tres personas. Pero estas rutas numerosas aportan un componente muy sentimental. Notas en sus rostros y en su voz la preocupación real ante la amenaza de que una simple firma sobre un papel autorice a las máquinas el inicio del fin de esta belleza natural. Tantos años cuidando la tierra que heredaron de sus mayores, que ahora están dispuestos a defender de la mejor forma posible, la pacífica, sus raíces. Tan solo quieren dejar a sus descendientes que disfruten del mismo paisaje que vieron de niños mientras jugaban recorriendo estos caminos.

¡Hasta la próxima wiki-ruta!

Rutas en Wikiloc:

Ruta : Cabañas – La Nava – La Mojeras – Las Cinco Encinas – Los Calvecos – La Nava – Cabañas

Imágenes:

Álbum de fotos de la ruta (Santiago SerranoJavier Hernández)

Hilo en Twitter: @lasdiezymedia

Mis Rutas

Paseando por la Sierra de Yemas, Cabañas (Ávila) – junio 2018

Galería